top of page
Embarazo.png

Cuidados y precauciones durante el embarazo

Durante el embarazo, es crucial ser cautelosa con respecto a los tratamientos de medicina estética, ya que algunos productos químicos y procedimientos pueden representar riesgos para el desarrollo del feto. Aquí hay algunas precauciones importantes que una mujer embarazada debe tener en cuenta al considerar tratamientos de medicina estética:

  1. Consultar con el Obstetra: Antes de someterse a cualquier tratamiento de medicina estética, es esencial consultar con el obstetra que lleva el embarazo. Solo un profesional de la salud puede evaluar los riesgos específicos y brindar orientación personalizada.

  2. Evitar Sustancias Tóxicas: Muchos productos químicos utilizados en procedimientos estéticos pueden ser perjudiciales para el feto. Es fundamental evitar sustancias como ácido retinoico, algunos tipos de peelings químicos, y otros productos que puedan tener componentes perjudiciales durante el embarazo.

  3. Minimizar Radiación y Exposición a Químicos: Algunos procedimientos, como tratamientos con láser y ciertos tipos de terapias de luz, pueden implicar radiación. Es importante minimizar la exposición a la radiación y a químicos fuertes que puedan ser absorbidos por la piel.

  4. Evitar Inyecciones de Botox y Rellenos Dérmicos: El uso de toxina botulínica (Botox) y rellenos dérmicos no se recomienda durante el embarazo debido a la falta de datos sobre su seguridad en este período.

  5. Tratamientos Superficiales y no Invasivos: En algunos casos, tratamientos superficiales y no invasivos, como limpiezas faciales suaves o tratamientos faciales no químicos, pueden ser más seguros. Sin embargo, es fundamental discutir estas opciones con el profesional de la salud antes de realizar cualquier procedimiento.

  6. Priorizar la Seguridad del Bebé: La salud y seguridad del bebé siempre deben ser la principal preocupación. Si hay dudas sobre la seguridad de un tratamiento específico, es mejor abstenerse hasta después del parto y la lactancia.

En general, la regla general es ser conservadora y precavida durante el embarazo. Siempre se debe buscar la orientación de un profesional de la salud para garantizar que cualquier decisión tomada sea segura para la madre y el bebé. Por último, si tienes planificado embarazarte organiza con tiempo tu tratamiento con anticipación para no correr riesgos.

¡SALUDOS Y SIGUE CUIDANDO TU PIEL! 

bottom of page