Imagen3.jpg

HILOS TENSORES

¿En qué consiste?

El objetivo del procedimiento es obtener un efecto Lifting no quirúrgico y estimular la formación de colágeno, obteniendo una mejora en el aspecto general de nuestro rostro. Con este procedimiento logramos atenuar los signos de la edad como por ejemplo las marcas de expresión, los pliegues y las arrugas, además de mejorar la flacidez de grado leve a moderado.

 

Posibles usos:

Elevar cejas y mejillas, alisar arrugas del entrecejo y frente, difuminar arrugas más finas como en el área de los párpados y patas de gallo, mejorar las líneas de marioneta, el código de barras, los surcos nasogenianos y eliminar la flacidez del cuello y otras áreas del rostro o cuerpo.

Características de los hilos tensores:

Se trata de hilos quirúrgicos que presentan espículas o conos, que les permite anclarse en la superficie del tejido donde se introducen. El procedimiento consiste en marcar un punto de entrada en el tercio superior de las mejillas, en la zona más alto posible y lo más posterior, para que el punto de sostén esté cerca de los ligamentos, evitando puntos críticos. Se utiliza una aguja para hacer el orificio de entrada en el punto marcado, y se introducen los hilos tensores siguiendo una serie de vectores que varían según el especialista que lo realiza. Posteriormente, se retira la cánula o aguja donde se encuentra el hilo y se aplica una tracción hacia arriba. Finalmente se cortan los hilos y se tapa el orifico de entrada con un punto adhesivo.

 

Duración del procedimiento:

Entre 30 minutos y 1 hora. Varía según la cantidad de hilos y la zona donde se colocan.

Duración del Efecto:

La recuperación es mínima y permite reincorporarse a las actividades cotidianas de forma rápida. Inmediatamente tras el procedimiento se observa un efecto tensor, el cuál mejora a lo largo del primer mes. Los resultados se mantienen aproximadamente entre 12 y 18 meses.

 

Sesiones:

Se puede hacer en una sola sesión. Y se puede repetir el procedimiento de nuevo cuando desaparezca el efecto o si se requieren más hilos.

Riesgos y Eventos Adversos:

Como cualquier procedimiento médico o quirúrgico siempre existe la posibilidad de un evento adverso.

Entre los eventos adversos posibles están los problemas locales como moretones prolongados, hematomas en el trayecto del hilo, irregularidades en la piel, inflamación reactiva, ligeras asimetrías, mala localización del hilo. En cuanto a eventos adversos mayores (graves) pueden ocurrir como en cualquier procedimiento médico. Es muy importante informar al profesional médico acerca de las posibles alergias, enfermedades y medicamentos en uso que puedan afectar adversamente su aplicación.  

 

Precauciones:

  • No tocarse fuertemente la piel, ni masajearla con tensión.

  • No se recomiendan las saunas, ni la práctica de deportes de impacto los días posteriores.

  • Evitar tratamientos láser, radiofrecuencias, en general, todos los tratamientos que inducen una fuente de calor a la piel y sobre todo en capas profundas, ya que puede provocar un aumento de la velocidad de reabsorción de los hilos.

  • Evitar aparatología que tense la piel como los rodillos de succión durante las siguientes dos a tres semanas.

 

Contraindicaciones:

  • Pacientes Inmunodeprimidos

  • Pacientes con alguna alteración de la coagulación, ya sea por enfermedad o por medicamentos.

  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia

  • Personas con enfermedades autoinmunes

  • Infecciones cutáneas o heridas abiertas

           

** Ante cualquier duda preguntar siempre al médico tratante